RESEÑA #13 : Memoria de mis putas tristes.


SINOPSIS

Un viejo periodista decide festejar sus noventa años a lo grande, dándose un regalo que lo hará sentir que todavía está vivo: una jovencita virgen y con ella el principio de una nueva vida a una edad en la que la mayoría están muertos. En el prostíbulo llega el momento en que ve a la mujer de espaldas, completamente desnuda. Ese acontecimiento cambia su vida radicalmente. Ahora que conoce a esta jovencita se encuentra a punto de morir, pero no por viejo, sino de amor. Así, Memoria de mis putas tristes cuenta la vida de este anciano solitario, un apasionado de la música, nada aficionado a las mascotas y lleno de manías. Por él sabremos cómo en todas sus aventuras sexuales (que no fueron pocas) siempre dio a cambio algo de dinero, pero nunca imaginó que de ese modo encontraría el verdadero amor.
OPINIÓN PERSONAL

¡Hi there! Ha pasado mucho tiempo desde que no escribo aquí y realmente lo siento, entré a la universidad hace poco y mi tiempo se ha reducido considerablemente;  pero no los aburriré con mi vida y entraré en materia:

Memoria de mis putas tristes es una historia del admirable Gabriel García Márquez, es, como bien lo dice el titulo, una memoria, una narrativa de nuestro protagonista en la que nos relata  su ardiente deseo de pasar una noche de amor con una virgen, cosa que sucede pero no de la manera en que él esperaba y sin darse cuenta surge en su persona un deseo de amar y cuidar a esa chiquilla de nombre desconocido.

Márquez nos introduce a la vida de un señor de noventa años, nos va contando el como vive sus días, sus emociones, pensamientos y temores van siendo descritos página por página y sin darnos cuenta nos metemos en la piel de un anciano perdidamente enamorado de una niña, que es capaz de hacer un sinfín de cosas sólo para estar a su lado.

Empatía y algo de tristeza es lo que nos puede unir a ese viejo sabio, el cual ha tenido miles de aventuras con diversas mujeres pero que con ninguna ha obtenido un vínculo sentimental  y es, esa pequeña jovencita la que le roba el corazón y los pensamientos. En esto nos vamos dando cuenta de dos cosas: que la edad es sólo un número y que no hay hora ni fecha para amar. Y es que Márquez logra que  nos introduzcamos tanto en la historia que se puede sufrir  al igual que el pobre anciano por ese apasionado y veraz amor.

«Siempre había entendido que morirse de amor era una licencia poética. Aquella tarde de regreso a casa otra vez sin el gato y sin ella, comprobé que no sólo era posible morirse, sino que yo mismo, viejo y sin nadie, estaba muriéndome de amor».


Algo que no puedo dejar pasar es la construcción del personaje que nos narra esta memoria, el protagonista, y que a pesar de tener noventas años siente más vida que un chico de veinte. Y es que él, a través de ese gran amor por esa niña que empieza a experimentar sensaciones que nunca había sentido y a hacer cosas que son un tanto imposibles para alguien de su edad, pero que no importan porque nunca había sentido ese gran deseo de amar.

Una cosa para admirar, y que es tan característico de las obras de Gabriel García Márquez es su afamado realismo mágico, el como algo tan común lo puede transformar en algo verdaderamente extraordinario y que es un deleite al lector, y que en Memoria de mis putas tristes no falta, así que cada página te ofrece una imagen para admirar. Te hace sentir, reflexionar y que al final tu corazón se encoje por diversas sensaciones que te deja el cierre de esta historia.

Creo que por esto Gabriel García Márquez es y seguirá siendo uno de los más grande escritores latinoamericanos, porque él, de una forma indescifrable fue capaz de crear una historia que a primera vista puede ser conflictiva para el publico y con una temática delicada, pero logra desarrollarla de una manera magistral y en vez de ser algo lleno de tabúes termina siendo una historia para pensar y reflexionar sobre la vejez y lo que es realmente el amor.

 ¿Se animan a leerla?

Si ya la leyeron, ¿Qué les pareció?


¡Nos leemos pronto!

Share:

0 comentarios